No, la agresión sexual es un delito contra el Estado de Pensilvania, y la víctima/sobreviviente es la persona que presenta la demanda. Esto significa que el sobreviviente es el testigo principal del estado, que proporciona un abogado, llamado fiscal de distrito adjunto (ADA).