Cuando un menor comete una agresión sexual, se lleva a cabo una audiencia adjudicatoria (juicio sin jurado) ante un juez en el Tribunal familiar. Los testigos pueden ser de cualquier edad, pero todos los acusados son menores de 18 años de edad.